Arnaldo Canales, el Nano, llegó al Grupo San Agustín cuando tenía 9 años y entró directo a la Tropa. No era habitual que entraran tan chicos a esta unidad, pero lo vieron más grande y comenzó su aventura en la patrulla Zorros.

Habla muy suave, pero cada una de sus palabras te engancha con una historia compleja, pero no terrible. Con una historia que nos termina develando que en cada uno de sus pasos y por cada uno de sus poros exuda lo aprendido y vivido en el Movimiento Scout.

“El día que fui por primera vez a reunión con el Grupo, invitado por mi amigo Orión Aramayo, fue la Corte de Honor a recibirme. Me gustaba la personalidad de Álvaro Díaz y Jaime Lorenzini. Este último fue finalmente mi primer jefe de patrulla, estaba Hugo Salgado como Sub Guía, y el resto de la patrulla eran Cristian Santiago, Pablo Meza, Julio Roque y había dos personas más que no me acuerdo”.

En la Tropa empezó a aparecer una motivación permanente en el logro y todo comenzó a llenarse de sentido. “Dejé de andar peluseando todo el día. El Movimiento Scout, a través del “aprender haciendo” me formó el carácter, me ayudó en mis competencias emocionales, me desarrolló la autoestima, el auto concepto, la auto confianza, y finalmente, con el tiempo descubrí que desarrolló en mi habilidades socio emocionales. Reflejo de esto, es lo que vive un scout cuando se enfrenta al desarrollo del trabajo en equipo, donde resulta vital la escucha activa, la asertividad, el manejo de conflictos, el hablar en público sin tener miedo, ser creativo, entre otras cosas que te van delineando como una mejor persona”.

El proceso de la Ruta, lo vivió en el Grupo Santa Marta, el desamor lo hizo emigrar. Aunque no por mucho tiempo, ya que “años después y cuando volví del extranjero, me invitaron a integrarme como dirigente en la Manada Humberto Gardella. Fui Baloo, Bagheera y Akela. También fui dirigente del Clan Autra, donde estuve cerca de 5 años hasta el año 2001, cuando por temas laborales me fui a Puerto Montt”.

“Mi paso por scout selló mi destino”

Tuve una infancia muy compleja “ya que tuve una madre alcohólica desde que nací hasta los 13 años, cuando tuvo un derrame cerebral y tuvo que enfrentar su enfermedad”. Entonces, nos cuenta, “no tuve apoderados, los niños mayores de 18 años eran mis apoderados y fueron mi referente para seguir estudiando”.

Y esa familia elegida, que lo acompaña hasta ahora, fue testigo de la formación de Arnaldo en muchos aspectos que se estaban incrustando en su personalidad a través del “aprender haciendo” que viven nuestros niños, niñas y jóvenes a través de la implementación del método scout.

“En mi paso por el Movimiento Scout, fui recibiendo una cantidad de herramientas que no fui capaz de entender sino hasta que me enfrenté al mundo laboral. Hoy día los puntos de conexión de mi vida scout, de una mamá alcohólica, de mi vida en el extranjero, de haberme vinculado al comercio, y que todo mi proceso de vida resultara, tienen un componente único: que es la formación que te entrega el Movimiento Scout en el carácter, en el acometimiento de reglas, de instrucciones, de trabajos en equipo, de voluntariado – que está vinculado fundamentalmente al desarrollo de la empatía- entre otras tantas”.

Arnaldo Canales fue por 20 años Gerente en el mundo del retail en Chile, pero decidió abandonar el comercio, para dedicarse a lo social, liderando a través de su propia Fundación, un proyecto gigante para Chile, y que busca transformar la educación en nuestro País y de la sociedad en su conjunto, mediante la “educación emocional”.

“Este proyecto está marcado por mi historia de vida, y lo que queremos es cambiar la visión de la educación en la sociedad”.

¿En qué consiste este Proyecto?

“Queremos que los niños se eduquen en sus emociones desde el jardín infantil, la educación básica y la media Queremos educar a los niños en cómo lidiar y cómo controlar sus emociones. Creemos que la autoestima, el auto concepto, auto confianza y educación emocional no se desarrollan en la actualidad y eso es parte de la sociedad que hemos construido: individualista, analfabeta emocionalmente, estamos compitiendo entre nosotros, con un nivel de violencia importante. Esta Ley viene a redibujar la educación y viene a hacerla más robusta y más potente, no solo en los conocimientos, sino en la construcción de mejores personas”.

Y este desafío empalma con lo que significa participar en el movimiento Scout. “Que un niño vaya a campamento por 15 días en carpa rodeado por naturaleza, desarrolla la espiritualidad, el equilibro, la autoestima, y sobre todo, posibilita que el niño se quiera. Hay un desarrollo vinculado a la espiritualidad que te genera la naturaleza, que es privilegio de muy pocos. Lamentablemente, el 1 por ciento de los jóvenes son scouts y eso obviamente implica que tenemos un 99 por ciento de jóvenes que no tienen la posibilidad de transformar su vida a través de esa formación que te e entrega el Movimiento”.

Pero los niños de hoy no son los mismo de los 80, ¿qué rol juega la tecnología en este proceso de educación emocional?

La tecnología hoy limita las relaciones y el cara a cara y el Movimiento Scout mantiene y hasta el día de hoy cuida eso, fortaleciendo a las personas desde los vínculos, desarrollando empatía.

La tecnología no es el problema, el desafío es aprovecharla como medio para mantener los vínculos, ya que cuando estamos lejos, nos acerca. Pero nos aleja, cuando estamos cerca. Por eso resulta vital hacer conciencia de la importancia sobre el otro, también como parte de mi desarrollo.

Arnaldo, es una muestra del espíritu de nuestros agustinos y agustinas, a quienes queremos seguir conociendo y descubriendo en esta nueva sección: Agustinos en Sociedad.

Nota: Esta nota se subió a pesar de la oposición manifiesta de Christian Baer quien señala en sus descargos que fue quemado por el Nano. Efectivamente, Nano nos comenta que en el segundo día de campamento de 1984, cuando tempranamente comenzaba el hambre de media tarde y su guía les llevó el té y pan con manjar, él se atarantó a recibir la codiciada merienda, derramando el té sobre el pie de Christian, quien se perdió todas las actividades de campamento debido al accidente.

 

 

 

 

¿Quiere saber más de la vida de este Agustino?

Apoye Postulación Chile Prende
https://www.youtube.com/watch?v=a7EHNQ0IYeI&feature=youtu.be

Presentación Libro Liderazgo a la Chilena
https://www.youtube.com/watch?v=a-g2nBmfxZE&feature=youtu.be

Proyecto Educación Emocional
https://www.latercera.com/nacional/noticia/viainclusiva-impulsores-proyecto-ley-educacion-emocional-concretan-reunion-la-moneda/233301/amp/

https://www.latercera.com/nacional/noticia/viainclusiva-fundacion-expondra-la-moneda-educacion-emocional/222772/amp/

 

 

De pelusa desmotivado a impulsor de un proyecto de Ley sobre Educación Emocional: Arnaldo Canales, Presidente de la Fundación Liderazgo Chile

Post navigation


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *